Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Continuar la compra Ir a la caja

Lubricantes íntimos

Los lubricantes íntimos son un producto clave y necesario en cualquier práctica sexual, ya sea solo o en pareja,  son aptos para todos y no solo para mujeres tras la menopausia, como se pensaba años atrás.

¿Cómo podemos usar lubricantes íntimos y disfrutar mejor del sexo?

Un lubricante íntimo es necesario para diversas situaciones, desde aliviar la incómoda fricción y el roce de una penetración hasta rescatarte cuando el condón se seca, pero, además, no hay límite a los beneficios y extras que un buen lubricante íntimo puede aportar al sexo.

1. Úsalo durante el coito vaginal. Parece obvio que éste sea el uso "normal" de un lubricante íntimo y para eso se formularon en un principio, para combatir la sequedad vaginal y evitar molestias durante la penetración, pero todo evoluciona y se usa para muchas más situaciones. Puedes aplicarlo directamente en tu cuerpo, en el pene o en el condón. La cantidad a utilizar dependerá de la lubricación propia de cada mujer y del gusto, pues hay quien no gusta sentirse demasiado lubricada, para ello empieza por una poca cantidad y ve aplicando hasta encontrar tu umbral óptimo. 

2. Úsalo durante el coito anal (también obvio). A diferencia de la vagina, el ano no lubrica, y, por lo tanto, es necesario aplicar un lubricante durante la práctica del sexo anal. Sirve cualquier lubricante, pero es preferible decantarse por lubricantes anales pues incluyen ingredientes que mejoran la dilatación y evitan posibles molestias, además de ser más densos y durar más una vez aplicados. En cuanto a la cantidad a utilizar, en el caso del sexo anal, siempre es mejor con mayor cantidad de lubricante, pero, como todo, eso depende de cada persona.

3. Úsalo cuando te masturbes. Sí, el sexo contigo mismo/a se puede mejorar con un lubricante. Si tienes las manos secas, no deberías usar una loción hidratante ya que puede contener químicos no deseados, especialmente en las mujeres si se van a introducir los dedos. Sólo tienes que aplicar unas gotas en el dedo antes de tocarte para conseguir una sensación más suave y mejor deslizamiento... si a esto le añadimos lubricantes con efecto calor o estimulantes, los orgasmos pueden ser mucho mejores. Para los hombres, si van a usar solo las manos, recomendamos masturbarse con un lubricante en base silicona, pues su absorción es menor que los lubricantes en base agua, duran más tiempo y producen una buena fricción sin dañar las zonas sensibles del pene como es el glande.

4. Úsalo cuando te masturbas con un vibrador. Imagina el pulso electrizante de tu vibrador favorito golpeando todos los puntos correctos y que además pueda deslizarse suavemente sobre tu clítoris con el mismo poder, pero con una sensación totalmente diferente, más fluida, más cálida, más dulce. Una pizca de lubricante en un vibrador es un cambio total en el juego. Pero cuidado, si tu juguete sexual está hecho de silicona se debe usar un lubricante a base de agua, ya que los lubricantes de silicona pueden deteriorar el material del vibrador.

5. Úsalo con tu muñeca hinchable, vagina o masturbador. Este caso es más obvio que en los vibradores y consoladores para mujeres, puesto que vas a introducir el pene en un orificio sin lubricación natural, por lo que es necesario el uso de lubricantes para el uso de masturbadores masculinos. Los lubricantes evitarán daños en el glande por la fricción y aportarán una sensación más realista al entrar en un orificio húmedo. En cuanto al tipo de lubricante se debe seguir las recomendaciones del fabricante en función del material del masturbador, pero y para estar completamente seguro, te recomendamos un lubricante en base agua, si eliges un lubricante con efecto calor, la sensación será más realista.

6. Úsalo dentro del condón. En primer lugar, ningún hombre debería quejarse de que el uso del condón "arruina el sexo". Y aunque muchos hombres se quejan de que un condón disminuye la sensación, agregar un poco de lubricante aumenta la sensibilidad que siente dentro del látex. Si pones una gota o dos dentro de la goma antes de desenrollarla, eso podría abrir un mundo de sentimientos, especialmente si optas por un lubricante estimulante o alguna crema osgásmica para hombres.

7. Úsalo durante una mamada. Un lubricante con sabor proporciona suficiente humedad para que tu mandíbula no se canse tanto y la felación sea más fluida y placentera para ambos.

8. Úsalo para un masaje sexy. Dado que cualquier lubricante de buena calidad es seguro para el cuerpo, ¿por qué no probarlo durante los juegos preliminares no sexuales? Usar un lubricante y gel de masaje 2 en 1  para ayudar a realizar un masaje de espalda puede llevar a situaciones muy íntimas que acaban con un final feliz. Los lubricantes de silicona también son aptos para el masaje y dejan una piel muy suave con un aspecto muy apetecible.

¿Cómo elegir el lubricante íntimo adecuado?

Los lubricantes pueden formularse a base de agua, con silicona o con base de aceite y pueden contener aromas, sabores o producir efectos estimulantes como el calor, frío, cosquilleos, potenciar orgasmos, etc... La elección del tipo de lubricante depende del gusto personal y el uso que se le va a dar.

Un lubricante a base de agua es por lo general la mejor opción: es seguro de usar con condones y se elimina fácilmente, además de ser compatible con todos los materiales con los que se fabrican los juguetes sexuales. Para mujeres con la mucosa vaginal sensible y si se es propensa a las infecciones por hongos, se debe usar un producto a base de agua hecho sin glicerina y evitar los lubricantes en base silicona.

Si te va el sexo duro y buscas una lubricación duradera para un sexo prolongado, la mejor opción serán los lubricantes en base silicona. Además estos lubricantes son idóneos para usar como lociones de masaje erótico. Los mejores lubricantes anales suelen contener alguna tipo de silicona en su formulación. 

Si vas a practicar sexo anal, es obvio que debes decantarte por un buen lubricante anal buscando aquellos con efecto dilatador o anestésico en el caso de prácticas extremas como el fisting.

Si deseas aportar un chispa extra a tu relación, decántate por los lubricates frío-calor o los lubricantes estimulantes. Muchos juegan con componentes naturales que aumentan el flujo sanguíneo hacia los genitales, aumentando las sensaciones y produciendo mejores orgasmos, pero ha de gustarte la sensación de frío para decantarte por estos lubricantes.

Si viajas mucho o no sabes dónde vas a pasar la noche o simplemente quieres probar algún lubricante especial antes de comprar el tamaño grande, los lubricantes en monodosis son la opción perfecta para ti.

Formas de pago seguro